Terapia con ondas de choque

La terapia con Ondas de Choque es un nuevo tratamiento No Invasivo para los problemas musculo esqueléticos, y otras patologías que presentan daños a nivel celular.

Esta terapia se aplica con un aparato diseñado para producir ondas de presión extracorpóreas en la zona afectada, y funcionan mediante el concepto médico de Mecanotransducción, que consiste en provocar la reacción de las células humanas, al estímulo de la presión. Se ha demostrado científicamente que las células dañadas reaccionan a las ondas de choque, cambiando su comportamiento y por ende, pro- curando la regeneración de tejidos y vasos sanguíneos a nivel osteomuscular.
Una de la principales ventajas de las ondas de choque es revertir en un 70% la posibilidad de cirugía, según nos explica el Dr. Alejandro López, “La gran mayoría de tratamiento con ondas de choque son patologías que iban para cirugía, entonces ese paciente con enfermedad de codo, o fascitis plantar, se trata con ondas de choque con una eficacia del 70% y así muchos se salvan de la cirugía. Eso es muy positivo no solo para el paciente, sino también para la entidad, desde el punto de vista costo-beneficio”.
Otra de las bondades más grandes de esta tecnología, es que no tiene contraindicaciones, y no causa ninguna lesión.

Usos comunes de las Ondas de Choque

Esta técnica comenzó a usarse en medicina para eliminar o disolver los cálculos renales (litotripcia). En los últimos años ha sido muy efectiva en patologías de ortopedia y fisioterapia, es decir para la recuperación de huesos, tendones y músculos, mejorar el dolor crónico y restaurar la movilidad. También es muy efectiva para consolidar huesos que no terminan de “soldarse” tras una fractura o en pacientes con Pie Diabético, pues las ondas de choque favorecen la curación de úlceras causadas por problemas vasculares.
En el país ha empezado a conocerse el uso en otros cam- pos como la estética para manejo de celulitis y cicatrices, y ahora también se utiliza para el tratamiento de la disfunción eréctil.

Las patologías más comunes tratadas con ondas de choque son:

Rodilla de saltador, hombro doloroso, epicondilitis lateral, fascitis plantar, tendinopatía crónica, síndrome de estrés medial de la tibia, calcificaciones, dolor en el tendón de aquiles, codo de tenista, dolor de espalda, dolor de cadera, dolor cervical y otros trastornos crónicos musculares.

La terapia la cubre el sistema de salud.

Según el Dr Lopez, (actual presidente de la Sociedad Colombiana de Ondas de Choque y único profesional certifica- do en la ciudad de Pereira), “no ha sido fácil la inclusión de ésta terapia en el sistema de salud, pero poco a poco se han ido conociendo sus múltiples beneficios. Actualmente algunas entidades cuentan con unidades propias de ondas de choque, pues han visto la terapia como una alternativa muy eficaz para evitar cirugías y tratamientos de más alto costo”.

Pasos de la terapia y duración:

Usualmente, la terapia tiene una duración de entre 5 a 10 minutos y generalmente se requieren entre 4 y 5 sesiones.

1. Localización del área
El área de la dolencia se localiza mediante el uso de la palpación con el fin de brindar una terapia con precisión.
2. Aplicación del gel
Se aplica una cantidad de gel que cubra la zona afecta- da que se identificó anteriormente. El gel se utiliza para transferir las ondas acústicas.
3. Iniciación de la terapia
El aplicador de ondas de choque se presiona cuidadosamente contra la zona afectada.

Después del tratamiento aplicado, es necesario que el paciente guarde reposo por 48 horas y se abstenga de realizar actividad física, especialmente la que implique un es- fuerzo en la zona tratada. Las indicaciones del médico certificado son fundamentales para la pronta recuperación y efectividad del tratamiento.


Fuente: Revista Megacentro