Prevenir el coronavirus empieza por tus manos